ASPE: ARISTA DE LOS MURCIÉLAGOS

FiCHA

Dificultad:D- V/V+
Material:Cuerdas dobles, casco, algún fisurero y friend mediano
Horario:Dos horas de aproximación, otras 2 o 3 para la vía

Os proponemos una bonita escalada en ambiente de alta montaña: la clásica Arista de los Murciélagos al pico del Aspe.

Dificultad: D-, V/V+

Material: Casco, cuerdas (dobles opcionales), 7 u 8 cintas expres, lazos variados; algún fisurero y friend medianos pueden venir bien. Pies de gato opcionales.
Acceso: Desde el pueblo de Aisa tomaremos una pista que sube valle arriba, y deja a la izquierda el desvío para Aragües del Puerto. Llegaremos hasta una verja que cierra la carretera, pudiendo aparcar allí mismo. (1.480 m) Cuando lleguemos a los prados de Riguelo seguiremos el valle de la derecha (al principio hay traza, pero luego se pierde en la pedrera) hasta ganar el collado de la Garganta de Aisa. (2h, 2h y media, 750 metros de desnivel) Antes de ganar el collado, y según lo avanzado de la temporada pueden ser necesarios piolets y crampones.
Itinerario: Desde el mismo collado buscaremos una buena repisa, comienzo de la escalada. Varios pitones marcan el itinerario (max IV), que nos deja en una zona más tumbada por la que progresaremos en ensemble hasta la base de la marcada aguja Dondestastu. Hasta la base de esta aguja es posible llegar andando si no nos apetece hacer el primer largo de transición. En este caso, antes de llegar al collado habrá que desviarse a la izquierda, rodeando sin mayores dificultades el contrafuerte. Atención con nieve por la posibilidad de resbalar.
Atacaremos la aguja por un pequeño diedro-chimenea sencillo y equipado con clavos. Encontraremos una reunión a pocos metros de la cima, pero también podemos continuar hasta el final y montar reunión arriba entre los bloques. (Preferible para poder hacer toda la aguja en una sola tirada)
Desde aquí, destrepar unos metros hasta la horquilla que da comienzo al largo más vertical de la vía.
La siguiente tirada surca un muro aparentemente liso, pero fácil (IV, clavos), con tendencia a la derecha hasta coger un canal más descompuesto hacia la cima; aquí pueden ser útiles algún fisurero y/o friend. Reunión en la cima con lazos. Largo bonito y con ambiente.
Los tramos siguientes son más relajados, predomina la escalada en cresta de baja dificultad, pero con muy bonitas vistas. Llegaremos hasta una instalación de rapel (menos de 30 metros)
Desde abajo haremos otro corto largo de III/IV hasta plantarnos en la base del gran contrafuerte final del Aspe (menos difícil de lo que parece) Desde aquí, las posibilidades son varias. El recorrido más recomendable sigue el filo de la divisoria entre sur y norte; es algo más difícil pero en todo momento asequible. En esta parte, lo difícil es orientarse. La clave para saber si vamos bien es buscar una reunión característica en un bloque, seguida de un largo hacia la izquierda, duro pero corto (fisura colgada, clavos) Llegaremos seguidamente al pie de un pequeño resalte desplomado, protegido con cordino y clavo. Salida atlética y extraña, pero corta; montaremos reunión donde se pueda en terreno ya más tumbado.
Superado ya el paso más difícil, nos queda ganar la cresta por una canal descompuesta (III), y caminar/trepar en travesía hacia la derecha hasta encontrar un claro canal que nos dirige a la cresta cimera, desde la cual se ve ya la cima, a tan sólo un pequeño destrepe y una trepada de distancia. Calcular entre 4 y 5 horas de escalada.
Descenso: Por la vía normal del Aspe hacia el sur sin mayores dificultades. Existen varias trazas y varias marcas de hitos, sobre todo en la espectacular hoya cárstica, pero todas nos llevarán correctamente hacia abajo. Hay posibilidades de despiste si hay niebla o escasa visibilidad.

A pesar de su aparente sencillez, no hay que olvidar que se trata de una escalada de alta montaña, con abundante roca suelta y tramos de autoprotección; no es recomendable subestimar la vía.
Con nieve, la arista se convierte en un recorrido más serio y comprometido.

Publicaciones Similares