¿Cómo saber talla mochila osprey?

De nuevo, utilizamos un acolchado específico para aumentar la comodidad cuando se lleva una carga pesada. Las mochilas Xenith, Xena, Aether, Ariel, Atmos y Aura de Osprey tienen correas de hombro intercambiables. Además de fijarse en la talla y en si se trata de un modelo masculino o femenino, hoy en día hay varios sistemas en el mercado que permiten ajustar las mochilas a medida. Asegúrate de que las correas de los hombros no estén demasiado juntas en la parte superior, ya que de lo contrario pueden causar molestias a tus músculos, y que no te rocen las axilas ni te compriman los brazos, restringiendo tus movimientos.

Hay mochilas que tienen un cinturón lumbar pivotante, un plus de comodidad porque ayuda a que la mochila nos acompañe en los movimientos, equilibrando la carga en todo momento. Para determinar el tamaño del cinturón lumbar, hay que medir alrededor de la cadera, a la altura de la cresta ilíaca y no en la cintura. La altura del cinturón lumbar también es más estrecha para que resulte más cómodo y no se clave en las costillas o en la parte superior del muslo al escalar o subir. La forma de la mochila está configurada para ser más estrecha, con más profundidad en los lugares adecuados.

Como siempre, hay un equilibrio en el medio, y recuerda que si compras una mochila demasiado grande, es probable que acabes cargándola de cosas prescindibles. El cinturón lumbar es uno de los elementos más importantes de la mochila, ya que se encarga de transmitir la mayor parte del peso a las piernas, descargando así la columna vertebral. Más complejo es el premiado sistema Axiom, introducido por Lowe Alpine la temporada pasada, que consiste en dos correas, una a cada lado de la cintura (una para bloquear y otra para liberar el sistema), que permiten reajustar la espalda incluso en movimiento, sin necesidad de quitarse la mochila. Esta medida comienza en la cresta ilíaca, que se encuentra en la parte superior de los huesos de la cadera en el lado del cuerpo y actúa como un estante.

Si bien es cierto que no todos los modelos tienen tallas diferentes (sobre todo las mochilas de ataque más pequeñas suelen ser de una sola talla), lo más habitual es que exista esta posibilidad para las mochilas grandes, orientadas tanto al trekking como al montañismo de varios días de actividad, donde hay que llevar un volumen de carga importante. Todo ello se equilibra optimizando la zona donde se aplica la tensión al llevar la carga de la mochila. Al igual que si vas a comprarte un pantalón, no hay más remedio que ir a la tienda y probarte la mochila para asegurarte de que la llevas bien (pide al vendedor que te preste material para llevarla). La talla adecuada no tiene tanto que ver con que seas alto o bajo, sino con la longitud de tu torso.

Publicaciones Similares