PLUMA O FIBRA, ¿QUÉ ME COMPRO?

PLUMA O FIBRA ¿QUÉ ME COMPRO?

Todos los inviernos en landher nos econtramos la misma pregunta de nuestros clientes:
¿Qué me compro para el frío, pluma o fibra? La cuestión parece fácil y de respuesta rápida, pero en realidad no lo es tanto. Intentaremos a continuación ofrecer una guía de compra sencilla, huyendo de tecnicismos, y basándonos en lo que realmente importa: Acertar.

Pluma VS fibra, conceptos básicos

Como ya sabréis, las prendas con relleno de plumón o de fibra funcionan básicamente de la misma manera. Ambas están rellenas de un material que se comprime mucho, y al expandirse, ocupa el máximo espacio posible, con objeto de crear un entramado donde el aire caliente que desprende el cuerpo quede retenido, no escape, y por tanto el cuerpo permanezca caliente. Las prendas en sí mismas no dan calor, sino que siendo exactos, retienen el calor del cuerpo.

¿Me decido por la pluma?

Las prendas de pluma, en general son más caras que las de fibra. La pluma además, no se debe mojar, porque una vez mojada, tarda mucho en secar, y hay que tener cuidado de que no quede húmeda, porque se puede echar a perder (no olvidemos que es un material natural, que se pudre con la humedad prolongada)
Pero su rendimiento es insuperable. La capacidad de la pluma para comprimirse y expandirse (que se mide en cuins, o capacidad de hinchado) no ha sido superada todavía por ninguna fibra sintética. Así que siempre serán prendas más calientes, con menos peso que las de fibra, y menos volumen una vez comprimidas. Son también más suaves, y agradables al tacto, y se comprimen más. Por último, la vida útil de la pluma frente a la fibra es mayor, mantiene sus propiedades a lo largo de los años, casi como el primer dia con un adecuado mantenimiento.

La calidad de la pluma se mide en cuins (capacidad de hinchado) y el en porcentaje de plumón frente a cañones (90/10, 92/10 etc)

Las prendas de pluma se pueden lavar. Es más, es muy recomendable lavarlas cada año.

¿O mejor me voy a fibra?

Las fibras modernas, como el Primaloft, el Thinsulate, el Thermolite, o el novedoso Polartec Alpha cada vez son más técnicas y evolucionadas. Pero técnicamente, no llegan al nivel de la pluma en cuanto a propiedades térmicas.
Sin embargo, su capacidad de secado es muy interesante , y su transpiración es cada vez mejor.

Además, la fibra mojada, sigue funcionando, sigue manteniendo un loft que permite retener aire. La pluma mojada, por contra,

se apelmaza, y queda totalmente inutilizada.
Cuando hablamos de actividades muy intensas, o de climas húmedos, la capacidad de la prenda para responder en condiciones específicas es determinante. ¿Esto que significa? Pues que el plumas más caliente del mercado queda inutilizado si se moja, si sudamos mucho con él puesto, o si nos cae encima constantemente nieve o lluvia.
Una chaqueta de fibra empapada, en condiciones normales, seca en poco menos de media hora. Para un plumas, puedes necesitar uno o dos días, y hay que estar pendiente de “mover” la pluma para su correcto secado. Esto, que en casa no es mayor problema, es crítico en una norte de los Alpes.

La calidad de la fibra depende del tipo de fibra, de su gramaje (se mide en gr/m) y de su tipología. Hay muchas más variedades y tipos que en pluma. ya hablaremos de esto en otra ocasión.

Otras alternativas

Las casas, lógicamente son conscientes de esto, y de que cada una tiene sus limitaciones. En los últimos años, hemos visto aparecer novedosas combinaciones, que pueden ser interesantes según el uso y condiciones.
La primera opción es hidrofugar la pluma. Se trata de recubrir el plumón con una película que hace que el agua le resbale y no se absorba. Si la pluma no se moja, no aparecen los problemas de los que antes hemos hablado. Es una buena solución para prendas técnicas. El inconveniente: se pierde algo (no mucho) de compresibilidad)
Otra opción es cubrir la prenda con una membrana impermeable. Hay modelos que montan membrana, pero en general es un problema porque la prenda pesa más, se comprime menos, y transpira menos. Puede ser buena idea para prendas de esqui, o urbanas, donde el volumen, peso y transpiración no importen tanto.
Por último, es altamente efectivo combinar pluma y fibra para optimizar rendimientos. La cabeza, los hombros y las mangas son las zonas más expuestas a lluvia, nieve, y spindrifts en vías alpinas. Hay prendas que montan relleno de fibra en estas zonas, que por tanto, secarán más rápido, y funcionarán incluso mojadas; y en el cuerpo, donde menos posible es que llegue a mojar el agua, y más necesario es el calor, el relleno es de plumón. Los inconvenientes de esta opción es que la chaqueta no será exactamente igual de caliente que si todo el relleno fuera pluma, y que esta combinación híbrida puede resultar en un ligero encarecimiento del producto.

¿Entonces, que hago?

Una vez sabemos para que es más adecuada cada tipo de chaqueta y material, sólo nos queda preguntarnos en que tipología de usuario nos encontramos.
¿Buscas algo para frío intenso, pero generalmente seco? Tu chaqueta es claramente de pluma, mirando alta capacidad de hinchado, buen ratio plumón- cañas (por encima de 90/10) y buena cantidad de relleno, no menos de 300-400 gramos (dato que no todas las casas proporcionan)
¿Quieres una prenda muy ligera, caliente, polivalente y compresible? Necesitas un plumas ligero, busca calidades de pluma igual o por encima de 92/8 y cuins de más de 700. Suelen llevar unos 180-200 gramos de pluma, pero por contra es pluma de muy alta calidad.
¿Qué aguante humedad , nevadas o ligeras lluvias? Lo que buscas es pluma hidrofugada, o prendas con membranas exteriores.
¿Qué aguante humedad y lluvia, y que sea caliente pero transpirable, para uso técnico en montaña, esquí, escalada invernal, etc? Las fibras sintéticas, con o sin membrana son lo más indicado.
¿Qué pueda darle un uso técnico, pero que sea más caliente que la fibra? Busca modelos híbridos, con fibra en zonas criticas -capucha, mangas y hombros – y pluma en el cuerpo, o con relleno de fibra y membrana impermeable o cortavientos en el exterior.

Publicaciones Similares