¿Qué es el rango de temperatura de un saco de dormir?

El segundo inconveniente es que este tipo de sacos no suelen poder lavarse a máquina, es recomendable hacerlo a mano o llevarlo a una tintorería. Este nivel de medida es la temperatura óptima donde el usuario estará templado y dormirá de forma agradable. Una buena elección de este implemento nos mantendrá calientes y cómodos, sea cual sea la temperatura exterior. Es decir, si vas a dormir en un lugar donde puede llegar a -10º por la noche, elige un saco de dormir con un límite de temperatura de -10º.

Si la temperatura se mantiene más alta de lo previsto, es más fácil ventilar el saco para que circule mejor el aire. Comprar un saco de 50 euros marcado a -15º y empezar a temblar a un grado bajo cero ha sido y sigue siendo habitual aún hoy. Basta con comprobar la temperatura (de noche) en el lugar donde vas a acampar y buscar esas temperaturas en nuestros títulos de sacos de dormir. Los principales inconvenientes de los sacos de dormir para temperaturas bajo cero son el mantenimiento y el precio.

El saco de dormir de montaña Spark SpII de Sea to Summit es uno de nuestros mejores sacos de vivac de invierno. Con la temperatura corporal el aire se calienta y el saco se convierte en una especie de barrera entre el aire exterior y el suelo helado. La norma EN 13537 proporciona un estándar comparable y objetivo que sirve para establecer las diferencias de rendimiento entre los distintos modelos y fabricantes; sin embargo, hay una serie de factores que influyen en la percepción del frío o en el rendimiento real de cada saco de dormir en distintos escenarios que es importante tener en cuenta. He encontrado que Ferrino, Mountain Equipment, Solo Climb y Vaude son particularmente honestos con la información que proporcionan sobre sus clasificaciones de confort, lo que no quiere decir que otras firmas decepcionen o engañen.

Esta estandarización supuso un gran avance porque permitió una comparación objetiva entre productos, a diferencia de lo que ocurría antes de su creación, cuando varias marcas, sobre todo en Estados Unidos, estimaban el rango de calor de sus sacos de dormir basándose en los resultados obtenidos en las distintas pruebas propuestas por la ASTM, una organización que desarrolla normas de consenso voluntario para una amplia gama de industrias. El maniquí se equipa con calentadores y diversos sensores de temperatura y luego se coloca dentro de un saco de dormir sobre una alfombra. Los fabricantes más serios aportan los rangos de confort -los más útiles- y los extremos, teniendo en cuenta un proyecto de homologación europeo que unificará criterios y solucionará parte del caos de resultados de las distintas pruebas. Para elegir el saco de dormir para el frío, hay que tener en cuenta en todo momento el material del saco.

Publicaciones Similares