¿Qué es la temperatura límite en un saco de dormir?

Un buen saco de dormir será nuestro refugio en las frías noches de montaña y puede marcar la diferencia entre una buena o mala experiencia en la montaña. Sólo tienes que comprobar la temperatura (de noche) donde vas a acampar y buscar esas temperaturas en nuestros títulos de sacos de dormir. En Sea to Summit estamos aquí para ayudarte a elegir tu saco de dormir de invierno perfecto para disfrutar al máximo, incluso en noches bajo cero o de frío intenso. Lo que todos los separadores tienen en común es que dividen el saco de dormir en pequeñas áreas separadas donde puedes poner tu equipo.

Un buen saco de dormir de invierno te mantendrá caliente en las noches frías al aire libre y puede marcar la diferencia entre una buena o mala experiencia de vivac. Desde entonces, todos los sacos de dormir que se comercializan en Europa están obligados a tener esta certificación. Normalmente los sacos no son de 100 propios, sino que están mezclados con plumas y otros tipos de filamentos que les hacen perder calidad. Los sacos de algodón son muy pesados, y cuando se apelmazan pueden ser difíciles de descompactar.

Estas temperaturas se obtienen a partir de pruebas realizadas con diferentes maniquíes y simulando las condiciones meteorológicas, por lo que son orientativas. Hasta la fecha hay tres laboratorios en el mundo (Francia, Alemania y Noruega) donde se certifican los sacos de dormir. El maniquí se equipa con calentadores y diversos sensores de temperatura y luego se coloca dentro de un saco de dormir sobre un colchón. La cantidad de acolchado es lo que va a marcar la capacidad de retención de calor del saco, de modo que cuanto más acolchado, mayor es la temperatura que puede retener en su interior.

Para que sea lo más ligero posible, este saco está fabricado con acabados ultraligeros como el Nylon 10D y el forro 7D. Es evidente que la sensación de frío de cada individuo a una misma temperatura varía mucho en función de la ropa con la que se duerme, la velocidad del viento, la humedad relativa, el tipo de aislamiento utilizado, el estado físico y mental, el grado de alimentación y nutrición, la grasa corporal, la postura -fetal o estándar-, etc. A continuación se describe técnicamente cada una de las partes que componen un saco de dormir.

Publicaciones Similares