TÉCNICA: RÁPEL SOBRE ANCLAJES DUDOSOS

Una de las partes más arriesgadas de la escalada y el alpinismo es el rápel.

De hecho, muchos de los accidentes ocurren durante la ejecución de ésta maniobra, ya que confiamos nuestra seguridad solamente a un par de anclajes, mientras que cuando escalamos, nos une a la pared una cadena de seguros.

Nuestra intención es exponer brevemente un par de ideas para conseguir aumentar la seguridad en los descensos.

– Primera recomendación, incluso en vías bien equipadas: utilizar siempre un sistema de autoseguro, ya sea mediante nudos autoblocantes (Prusik, machard, etc…) o mediante aparatos mecánicos como el Shunt de Petzl (ojo con éste cuando usemos cuerdas de diferente diámetro). No olvidar nunca hacer los nudos en los extremos de las cuerdas.

– En situaciones en las que el compañero nos tenga que descolgar, o en retiradas forzadas sobre anclajes dudosos:

Aquí tenemos dos opciones.

 a) Si tenemos una cuerda auxiliar, de 7mm. por lo menos, podemos fijarla para rapelar del anclaje dudoso, rapelar sobre ella, y utilizar la cuerda principal como seguro mientras limpiamos el largo. Nuestro peso va sobre el anclaje “malo”, pero la cuerda de seguro es la principal. Por supuesto, el asegurador tiene que estar atento e ir recuperando cuerda a medida que bajamos.

Si no disponemos de una cuerda auxiliar, haremos lo siguiente:

Pasamos la cuerda por el/los seguros de los que tenemos que bajarnos, como si estuviéramos en una vía de deportiva. El compañero nos descenderá, pero antes, tenemos que fijar un autoblocante a la cuerda que baja al compañero. Podemos hacerlo con un nudo prusik, un machard bidireccional, o un Shunt puesto al revés. Es importante que el machard sea bidireccional y no un machard normal a no ser que lo pongamos trabajando al revés, cosa que , generalmente a nadie se le ocurre hacer.

De ésta forma, si el seguro superior salta, y aunque vayamos limpiando el largo, gracias al autoblocante caeremos hasta al último seguro que nos quede sin quitar, como si fuera una simple caída escalando de primero.

 De todas formas, la mejor manera de aprender a realizar maniobras de éste tipo con seguridad y efectividad es practicarlas en algún cursillo a ser posible, o a ras de suelo.

Una vez llegadas las dificultades, y ante situaciones de tensión, suele ocurrir que se nos olvida hasta el nudo mas sencillo si no lo hemos practicado antes…

Publicaciones Similares