¿Cómo lavar un saco de dormir decathlon?

Dentro del tambor, enrolla el saco suavemente para escurrir la mayor cantidad de agua posible antes de sacarlo de la lavadora. De hecho, muchas veces no es necesario lavarlo por completo, es decir, mojándolo del todo, pues basta con limpiar solo las áreas problemáticas con un estropajo suave o un cepillo de dientes. Cuando compramos una chaqueta que esté fabricada con plumas, plumón o plumitas, tenemos que tener en cuenta que es una pendra delicada, y que en el momento en que tengamos que lavarla tendremos que seguir unos pasos para que evitar que la pluma se compacte durante todo el proceso. Probablemente lo notarás primero en la zona de la capucha y el cuello, donde tu saco sábana no consigue llegar.

Así, la mejor forma es colgar el saco en una percha, dejarlo estirado, no lo doblaremos porque entonces pueden quedar marcas, lo cerraremos con la cremallera y eso sí, evitaremos hacerlo en un lugar donde le dé el sol directamente. Otro aspecto a tener en cuenta será la temperatura, en este sentido, lavaremos a menos de 30 grados o directamente en frío para evitar que se estropeen las fibras. La suciedad y los aceites corporales en el tejido de tu Saco de dormir sintético pueden colarse en el relleno sintético, afectando su habilidad de expandirse y de mantenerte caliente. Esto significa que podrí­a romperse, debilitarse e inclusive encogerse, y luego cuando intentes usarlo nuevamente no será tan cómodo ni tan seguro como antes de lavarlo en esta máquina.

Esto significa que no debes lavar tu saco de dormir cada vez que lo uses, sin importar si presenta alguna pequeña manchita. Una vez el agua ha sido cuidadosamente expulsada del saco de dormir, puedes enrollarlo y pasarlo a la secadora. Posiblemente lo notarás antes en el área del cuello y la capucha, donde el forro o saco sábana no siempre llegan. Si solo presenta algunas manchas menores que no requieren el uso de detergentes muy abrasivos o lavado muy intenso, entonces lavarlo a mano es la opción más idónea.

Pero si buscas una forma menos laboriosa de hacerlo, prueba una lavadora que sea lo suficientemente suave como para no romper ningún deflector interno. Una vez hayas exprimido todo el agua con suavidad, puedes enrollar el saco de dormir y meterlo en la secadora.

Publicaciones Similares